FISCALIDAD DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS. ANÁLISIS INDIVIDUALIZADO Y COMPARADO DE LOS DIFERENTES PRODUCTOS FINANCIEROS

Última actualización de este artículo: 2 de diciembre de 2017.

RENDIMIENTOS DEL CAPITAL MOBILIARIO. GENERALIDADES Y DEPÓSITOS

1.-FISCALIDAD RENDIMENTOS CAPITAL MOBILIARIO. DEPÓSITOS Y RENTA FIJA

1.1.-Tributación en la “renta del ahorro”. Los rendimientos obtenidos por los depósitos realizados en entidades financieras así como, en general, los derivados de la cesión a terceros de capitales propios, tienen en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas el tratamiento correspondiente a los rendimientos del capital mobiliario.

Desde 1 de enero de 2007 desaparece, con carácter general, la reducción del 40% que se aplicaba a los rendimientos del capital mobiliario generados en un plazo superior a 2 años por lo que hasta 2014 se han aprobado compensaciones a estos contribuyentes. Sin embargo desde 2015 estas compensaciones han sido suprimidas y, por lo tanto, ahora, en todos los casos se integrará en la “renta del ahorro” la totalidad de los rendimientos percibidos sin poder aplicar ninguna reducción y tampoco ninguna compensación.

En consecuencia, la totalidad de los rendimientos del capital mobiliario se incorporarán a la “Renta del Ahorro” tributando, desde 1 de enero de 2012 a la escala propia de la “Renta del Ahorro” (en 2013 y 2014 a los tipos del 21% al 27%; en 2015 a los tipos del 19,50% al 23,50% y a partir de 2016 a los tipos del 19% al 23%). Asimismo y dado su carácter de rendimiento del capital mobiliario soportará retención fiscal (desde 1 de enero de 2016 del 19%).

1.2.-Los “rendimientos del muerto” no tributan. Inicialmente, nuestra legislación eliminó la conocida “plusvalía del muerto”, de tal modo, que en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de aquel contribuyente que hubiera fallecido en el período, al declarar, no se sometían a tributación las plusvalías tácitas de aquellos elementos patrimoniales generadores de ganancias patrimoniales (antes, incrementos de patrimonio). De este modo, en la declaración de renta del fallecido no se incluye la plusvalía acumulada por las acciones, Fondos de Inversión, pisos, garajes, locales, etc. de los que pudiera ser titular el fallecido (sin perjuicio de la tributación que pudiera corresponder a efectos del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones).

Grupo Fiscalidad Productos Financieros en LInkedin de Invierto y Ahorro Sin embargo, sí que se sometía a tributación los rendimientos de capital derivados de activos financieros ya que dichos rendimientos se materializaban al efectuar el correspondiente cambio de titular y deberían de haber sido incluidos, por lo tanto, en la declaración de renta del fallecido (y además en la declaración del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones de los herederos). En esta situación se encontraban multitud de activos financieros ya que desde la reforma de 1 de enero de 1999 tenían, con carácter general, la consideración de rendimientos de capital mobiliario y no de ganancias patrimoniales. Pues bien, desde el 15 de diciembre de 2000, quedó eliminada la tributación, en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de los rendimientos derivados de la transmisión de determinados activos financieros cuando se pongan de manifiesto con ocasión del fallecimiento del titular. De este modo, no se somete a tributación en IRPF la materialización de determinados rendimientos con motivo de cambio de titular derivado del fallecimiento de su titular. Evidentemente, en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones deberá tributarse sobre la totalidad del patrimonio del fallecido.

1.3.-Los Rendimientos negativos en transmisiones lucrativas no computan. Desde 1 de enero de 2015 se establece que no se podrá computar el rendimiento del capital mobiliario negativo derivado de la transmisión lucrativa de aquellos por actos "inter vivos" (ejemplo: las rentas negativas manifestadas en deuda pública con motivo de una donación de dicha deuda pública).

1.4.-Gastos deducibles.Únicamente serán deducibles los gastos de administración y depósito de valores negociables. No serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por éstos.

2.-FISCALIDAD DEPÓSITOS ESTRUCTURADOS

2.1.-Fiscalidad de aquellos depósitos cuya retribución queda en una parte vinculada a la evolución de un determinado valor bursátil y en otra parte se garantiza un interés predeterminado al inicio de la operación en IRPF:

Invierto y Ahorro en Facebook para conocer las novedades fiscales en España -La retribución percibida como consecuencia de este tipo de contratos de depósito tendrá la consideración de rendimiento del capital mobiliario derivado de la cesión a terceros de capitales propios (por lo tanto, se equipara al resto de depósitos bancarios). De este modo, se incorporarán a la “Renta del Ahorro” y; en consecuencia, desde 1 de enero de 2012 tributarán a la escala propia de la “Renta del Ahorro” (en 2013 y 2014 a los tipos del 21% al 27%; en 2015 a los tipos del 19,50% al 23,50% y a partir de 2016 a los tipos del 19% al 23%). Asimismo y dado su carácter de rendimiento del capital mobiliario soportará retención fiscal (desde 1 de enero de 2016 del 19%).

-Ahora bien, en determinados contratos la entidad financiera ha establecido que si la cotización de la acción del valor al que se encuentra ligado el depósito es inferior al precio fijado de forma inicial, en este supuesto, el cliente recibirá el interés garantizado y el número de acciones que resulte. Así, cuando conforme a este tipo de cláusulas al vencimiento se entreguen las acciones en lugar de devolver el capital depositado inicialmente se producirá la adjudicación de un número concreto de acciones que a los efectos de ulteriores transmisiones su precio de adquisición coincidirá con el importe del depósito inicial y su fecha de adquisición con la de suscripción de las acciones.

2.2.-Valor a efectos Impuesto Sucesiones y Donaciones de un depósito estructurado:

Deberemos declararlo por su valor real o de mercado a cuyos efectos, al tratarse de un depósito de dinero a plazo, el valor será, en principio, el importe depositado, que no se modifica durante el plazo que dure el depósito. Ahora bien, en virtud del principio civil de que los frutos civiles se producen día a día, habrá que tener en cuenta el devengo de intereses que se haya producido. Por ello, cabe entender que, al importe anterior, se debe añadir el correspondiente a los intereses que se hayan ido devengando desde la constitución del depósito, aunque no sean exigibles aún por el depositante. A este respecto, también puede calcularse el valor financiero actual de la imposición a plazo fijo partiendo del precio de reembolso y descontando el plazo que falta para el vencimiento, según una fórmula financiera adecuada. En cualquier caso, el valor real que declaremos siempre deberá poder ser acreditado y defendido pues dicho valor podrá ser comprobado por la Administración.

2.3.-Impuesto Patrimonio de productos estructurados:

Se tomará como referencia la regla de valoración establecida en el artículo 14 de la Ley 19/1991 para los valores representativos de la cesión a terceros de capitales propios no negociados en mercados organizados y así su valoración vendrá a coincidir con el importe nominal, incluidas, en su caso, las primas de amortización o reembolso.

PÁGINA SIGUIENTE

Si deseas contactar con nosotros puedes escribirnos apromocion@inviertoyahorro.com o seguirnos en:

Invierto y Ahorro en FacebookInvierto y Ahorro en Linkedin

© Invierto y Ahorro Aviso Legal