FISCALIDAD DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS. ANÁLISIS INDIVIDUALIZADO Y COMPARADO DE LOS DIFERENTES PRODUCTOS FINANCIEROS

Última actualización de este artículo: 2 de diciembre de 2017.

SISTEMAS DE PREVISIÓN SOCIAL PROTEGIDOS A FAVOR DE DISCAPACITADOS

El régimen previsto a continuación será de aplicación a las aportaciones realizadas a Planes de Pensiones, a Mutualidades, a Planes de Previsión Asegurados, a planes de previsión social empresarial y a seguros de dependencia a favor de minusválidos. Los límites de reducción fiscal que se exponen a continuación deberán aplicarse conjuntamente para todas las modalidades.

Se crean sistemas de previsión social protegidos a favor de discapacitados, en los que podrán realizar aportaciones y desgravarlas tanto el propio discapacitado partícipe como las personas que tengan con el mismo una relación de parentesco en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, así como el cónyuge o aquellos que les tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento. En estos últimos supuestos, las personas con discapacidad habrán de ser designadas beneficiarias de manera única e irrevocable para cualquier contingencia. No obstante, la contingencia de muerte del discapacitado podrá generar derecho a prestaciones de viudedad, orfandad o a favor de quienes hayan realizado aportaciones al plan de pensiones del discapacitado en proporción a la aportación de éstos.

La persona con discapacidad deberá tener un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica igual o superior al 33% y, en el caso de personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente con independencia de su grado.

Las cantidades que podrán aportar estos familiares se limitan a 10.000,00 euros cada año, el propio discapacitado a 24.250,00 euros y la aportación total máxima (incluida la que realice el propio discapacitado) en el mismo período de tiempo no podrá exceder de 24.250,00 euros. Las aportaciones realizadas por los familiares no están sujetas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Las aportaciones realizadas por los familiares podrán reducir la base general con el límite de 10.000,00 euros anuales (este límite computa de modo separado en el supuesto de que dicho familiar realice aportaciones a un sistema de previsión social protegido propio).

Las aportaciones realizadas por el propio discapacitado reducirán la base general con el límite de 24.250,00 euros anuales.

Cuando coincidan varias aportaciones se entiende que el límite total de 24.250 euros se cubre primero con las aportaciones del propio discapacitado y cuando éstas no superen dicho límite con las restantes aportaciones en proporción a su cuantía. Las aportaciones y contribuciones que excedan este límite no podrán ser deducidas en los 5 ejercicios siguientes.

Invierto y Ahorro en Facebook para conocer las novedades fiscales en España Las prestaciones percibidas por el discapacitado, cuando se perciban en forma de renta, disfrutarán de una reducción, de hasta un importe máximo anual de tres veces el indicador público de renta de efectos múltiples (en el ejercicio 2015 dicha cuantía es el resultado de 7.455,14 x 3 = 22.365,42 euros).

Las aportaciones a estos planes de pensiones podrán destinarse a la cobertura de las siguientes contingencias:

- Jubilación o situación asimilable de la persona con discapacidad. De no ser posible el acceso a estas situaciones, podrán percibir una prestación equivalente a la edad que se señale de acuerdo a las especificaciones del plan a partir de que cumpla los cuarenta y cinco años, siempre que carezca de empleo u ocupación profesional.

- Agravamiento del grado de discapacidad que le incapacite de forma permanente para el empleo u ocupación que viniera ejerciendo, o para todo trabajo, incluida la gran invalidez sobrevenida.

- Fallecimiento del cónyuge del discapacitado, o de uno de los parientes hasta el tercer grado inclusive de los cuales dependa o de quien le tuviese a su cargo en régimen de tutela o acogimiento.

- Fallecimiento del discapacitado, que pueda generar prestaciones. No obstante, las aportaciones realizadas por parientes a favor del discapacitado, sólo podrán generar, en caso de muerte del discapacitado, prestaciones de viudedad, orfandad o a favor de quienes las hubiesen realizado, en proporción a la aportación de éstos.

- Jubilación o situación asimilable del cónyuge o de uno de los parientes del discapacitado en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, del cual dependa o le tenga a su cargo en razón de tutela o acogimiento.

Asimismo los derechos consolidados en planes de pensiones de partícipes con discapacidad podrán hacerse efectivos del siguiente modo:

- A los efectos de su integración en otro plan de pensiones.

- En los supuestos de enfermedad grave y desempleo de larga duración con las siguientes especialidades:

Tratándose de partícipes discapacitados, los supuestos de enfermedad grave que le afecten serán de aplicación cuando no puedan calificarse como contingencia conforme a lo dispuesto anteriormente. Además en el caso de partícipes discapacitados se considerarán también enfermedad grave las situaciones que requieran, de forma continuada durante un período mínimo de tres meses, su internamiento en residencia o centro especializado, o tratamiento y asistencia domiciliaria.

El supuesto de desempleo de larga duración será de aplicación cuando dicha situación afecte al partícipe discapacitado, a su cónyuge o a uno de sus parientes en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, de los cuales dependa económicamente, o de quien le tenga a su cargo en razón de tutela o acogimiento.

PÁGINA SIGUIENTE

Si deseas contactar con nosotros puedes escribirnos apromocion@inviertoyahorro.com o seguirnos en:

Invierto y Ahorro en FacebookInvierto y Ahorro en Linkedin

© Invierto y Ahorro Aviso Legal