FISCALIDAD DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS. ANÁLISIS INDIVIDUALIZADO Y COMPARADO DE LOS DIFERENTES PRODUCTOS FINANCIEROS

Última actualización de este artículo: 15 de septiembre de 2018.

1.- FISCALIDAD DE OTROS PRODUCTOS FINANCIEROS: PRÉSTAMOS DE VALORES

La Disposición Adicional Decimoctava de la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social establece un régimen fiscal especial para los préstamos de valores cuyos requisitos y características principales se exponen a continuación:

Requisitos de los préstamos de valores. Entre otros deberán cumplirse los siguientes requisitos:

- Que la cancelación del préstamo se efectúe mediante devolución de otros tantos valores homogéneos a los prestados.

- Que se establezca una remuneración dineraria a favor del prestamista y, en todo caso, se convenga la entrega al prestamista de los importes dinerarios correspondientes a los derechos económicos o que por cualquier otro concepto se deriven de los valores prestados durante la vigencia del préstamo.

- Que el plazo de vencimiento del préstamo no sea superior a un año.

- Que el préstamo se realice o instrumente con la participación o mediación de una entidad financiera establecida en España y los pagos al prestamista se efectúen a través de dicha entidad.

Tratamiento fiscal de los préstamos de valores:

Para el prestamista:

- Se considera que no provocan ganancias ni pérdidas patrimoniales la entrega de los valores ni su posterior devolución.

- La remuneración percibida por dicho préstamo será considerada como rendimientos del capital mobiliario.

Para el prestatario:

- Los dividendos, participaciones en beneficios y demás rendimientos derivados de los valores tomados en préstamo se integrarán en la renta del prestatario y cuando el prestatario deba compensar al prestamista por los derechos económicos derivados de los valores prestados, dicha compensación tendrá la consideración de gasto financiero, con el tratamiento que corresponda de acuerdo con su imposición personal.

- La renta derivada de la transmisión de los valores tomados en préstamo, se imputarán al período impositivo en el que tenga lugar la posterior adquisición de otros valores homogéneos, y se calculará por la diferencia entre el valor de transmisión y el valor de adquisición que corresponda a los valores homogéneos adquiridos durante la duración del préstamo y con posterioridad a la transmisión.

- Cuando el prestatario haya vendido los valores recibidos en préstamo y para hacer frente a la devolución de dichos valores tome a préstamo nuevos valores homogéneos: se calculará la plusvalía de dicha venta por la diferencia entre el precio obtenido en la venta y el valor de adquisición a cuyos efectos el valor de adquisición será el de cotización en la fecha del nuevo préstamo.

- Cuando para hacer frente a la devolución de los valores, el prestatario entregue valores homogéneos preexistentes en su patrimonio, se tomará como valor de adquisición el de cotización en la fecha de la cancelación. Asimismo, el citado valor de cotización se tomará como valor de transmisión para calcular la renta derivada de la devolución efectuada con valores homogéneos preexistentes.

Ahora bien, debe indicarse que desde 1 de enero de 2015 la Disposición Derogatoria de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, deroga “El apartado 2 de la Disposición adicional decimoctava de la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social en lo que se refiere a este Impuesto” y, por lo tanto, en las operaciones de préstamos de valores realizadas desde dicha fecha, para las entidades sometidas al Impuesto sobre Sociedades, no se tomará en cuenta el régimen fiscal previsto en el apartado 2 de la D.A.18 L 62/2003. A estos efectos debe considerarse que la LIS 2014 ha regulado expresamente que la exención de dividendos no resultará de aplicación a los dividendos o participaciones en beneficios recibidos cuyo importe deba ser objeto de entrega a otra entidad con ocasión de un contrato que verse sobre los valores de los que aquellos proceden, registrando un gasto al efecto y; por lo tanto, será la entidad receptora de dicho importe en virtud del referido contrato quien podrá aplicar la exención prevista para los dividendos en la medida en que se cumplan los siguientes requisitos:

a) Que conserve el registro contable de dichos valores.

b) Que pruebe que el dividendo ha sido percibido por la otra entidad contratante o una entidad perteneciente al mismo grupo de sociedades de cualquiera de las dos entidades, en los términos establecidos en el artículo 42 del Código de Comercio.

c) Que se cumplan las condiciones previstas para la aplicación de la exención por dividendos.

No obligación de retener o ingresar a cuenta en préstamos de valores por las entidades de contrapartida central Téngase en cuenta asimismo que, con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir del 1 de enero de 2018, se aprueba una nueva redacción de la letra z) del artículo 61 RIS adaptándose a la normativa financiera y estableciendo que no existe obligación de retener o ingresar a cuenta respecto de:

“z) Las remuneraciones y compensaciones por derechos económicos que perciban las entidades de contrapartida central por las operaciones de préstamo de valores realizadas en aplicación de lo previsto en el apartado 2 del artículo 82 del Real Decreto 878/2015, de 2 de octubre, sobre compensación, liquidación y registro de valores negociables representados mediante anotaciones en cuenta, sobre el régimen jurídico de los depositarios centrales de valores y de las entidades de contrapartida central y sobre requisitos de transparencia de los emisores de valores admitidos a negociación en un mercado secundario oficial.

Asimismo, las entidades de contrapartida central tampoco estarán obligadas a practicar retención por las remuneraciones y compensaciones por derechos económicos que abonen como consecuencia de las operaciones de préstamo de valores a las que se refiere el párrafo anterior.

Lo establecido en el párrafo anterior se entenderá sin perjuicio de la sujeción de las mencionadas rentas a la retención que corresponda, de acuerdo con la normativa reguladora del correspondiente impuesto personal del beneficiario de dichas rentas, la cual, cuando proceda, deberá practicar la entidad participante que intermedie en su pago a aquél, a cuyo efecto no se entenderá que efectúa una simple mediación de pago.

2.- FISCALIDAD DE OTROS PRODUCTOS FINANCIEROS: CUOTAS PARTICIPATIVAS DE LAS CAJAS DE AHORRO

El régimen fiscal de las cuotas participativas de las Cajas de Ahorro será el mismo que se aplique, en todos los casos y figuras impositivas y a todos los efectos, a las acciones o participaciones en el capital social o fondos propios de entidades.

3.- FISCALIDAD DE OTROS PRODUCTOS FINANCIEROS: PRÉSTAMOS PARTICIPATIVOS

Características:

a) La entidad prestamista percibirá un interés variable que se determinará en función de la evolución de la actividad de la empresa prestataria. El criterio para determinar dicha evolución podrá ser: el beneficio neto, el volumen de negocio, el patrimonio total o cualquier otro que libremente acuerden las partes contratantes. Además, podrán acordar un interés fijo con independencia de la evolución de la actividad.

b) Las partes contratantes podrán acordar una cláusula penalizadora para el caso de amortización anticipada. En todo caso, el prestatario sólo podrá amortizar anticipadamente el préstamo participativo si dicha amortización se compensa con una ampliación de igual cuantía de sus fondos propios y siempre que éste no provenga de la actualización de activos.

c) Los préstamos participativos en orden a la prelación de créditos, se situarán después de los acreedores comunes.

d) Los préstamos participativos se considerarán patrimonio neto a los efectos de reducción del capital y liquidación de sociedades previstas en la legislación mercantil.

Fiscalidad:

Los intereses devengados, tanto fijos como variables, de un préstamo participativo se considerarán partida deducible a efectos de la base imponible del Impuesto de Sociedades del prestatario.

Ahora bien, desde 1 de enero de 2015, conforme a la nueva redacción del artículo 15 LIS (Gastos no deducibles), no tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles los que representen una retribución de los fondos propios.

A estos efectos tendrá la consideración de retribución de fondos propios, la correspondiente a los valores representativos del capital o de los fondos propios de entidades, con independencia de su consideración contable.

Asimismo, tendrán la consideración de retribución de fondos propios la correspondiente a los préstamos participativos otorgados por entidades que formen parte del mismo grupo de sociedades según los criterios establecidos en el artículo 42 del Código de Comercio, con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas.

Para la entidad que concede el préstamo participativo tendrán la consideración de dividendos o participaciones en beneficios exentos las retribuciones correspondientes a préstamos participativos otorgados por entidades que formen parte del mismo grupo de sociedades según los criterios establecidos en el artículo 42 del Código de Comercio, con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas, salvo que generen un gasto fiscalmente deducible en la entidad pagadora.

Debe tenerse en cuenta que esta nueva tributación, aplicable desde 1 de enero de 2015, de los préstamos participativos, no resultará de aplicación a los préstamos participativos otorgados con anterioridad a 20 de junio de 2014.

PÁGINA SIGUIENTE

Si deseas contactar con nosotros puedes escribirnos apromocion@inviertoyahorro.com o seguirnos en:

Invierto y Ahorro en FacebookInvierto y Ahorro en Linkedin

© Invierto y Ahorro Aviso Legal