FISCALIDAD DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS. ANÁLISIS INDIVIDUALIZADO Y COMPARADO DE LOS DIFERENTES PRODUCTOS FINANCIEROS

INTEGRACIÓN DE RENTAS. IRPF

Última actualización de este artículo: 2 de diciembre de 2017.

1.- INTEGRACIÓN DE RENTAS: HASTA 31 DE DICIEMBRE DE 2012

1.1.- INTRODUCCIÓN

Desde 1 de enero de 2007, a efectos del cálculo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, las rentas se clasificarán como “Renta del Ahorro” o “Renta General”.

1.2.- RENTA DEL AHORRO

La Ley agrupaba bajo el concepto de “renta del ahorro” a los dos grupos que se exponen a continuación:

GRUPO 1: Los elementos de este grupo se compensaban entre sí y si el resultado era negativo solo se podía compensar en este mismo grupo en los 4 años siguientes:

- Rendimientos derivados de la participación en fondos propios de cualquier tipo de entidad (dividendos, primas de asistencia a juntas, etc.)

- Rendimientos derivados de la cesión a terceros de capitales propios (intereses de cuentas bancarias e IPF, así como por la transmisión de activos de renta fija como Pagarés, Letras del Tesoro, etc.). En este supuesto existían limitaciones para aquellos casos en que existía vinculación entre la persona física que cede los capitales y la entidad que paga los intereses.

- Rendimientos procedentes de operaciones de capitalización, de contratos de seguros de vida o invalidez y de rentas derivadas de imposición de capitales.

GRUPO 2: Los elementos de este grupo se compensaban entre sí y si el resultado era negativo solo se podía compensar en este mismo grupo en los 4 años siguientes:

- Ganancias y pérdidas con motivo de la transmisión de elementos patrimoniales superiores e inferiores a un año; es decir, sin distinción temporal (Fondos de inversión, inmuebles, acciones, etc.)

La Renta del ahorro tributaba, desde 1 de enero de 2012, a la escala propia de la “Renta del Ahorro” (del 21% al 27%).

1.3.- RENTA GENERAL

La Renta General estaba formada por las imputaciones de renta, rendimientos y las ganancias y pérdidas patrimoniales que no tengan la consideración de Renta del Ahorro.

Los componentes de la Renta General podían compensarse entre sí, con ciertas limitaciones y, en el caso de que su resultado fuera negativo, podía compensarse con los resultados positivos de los cuatro años siguientes.

La Renta General tributaba a la tarifa general del impuesto.

2.- INTEGRACIÓN DE RENTAS: DESDE 1 DE ENERO DE 2013 HASTA 31 DE DICIEMBRE DE 2014

Renta general y renta del ahorro. Las ganancias y pérdidas patrimoniales que se ponían de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales adquiridos o de mejoras realizadas en los mismos con más de un año de antelación a la fecha de transmisión o de derechos de suscripción que correspondían a valores adquiridos, asimismo, con la misma antelación tenían la consideración de renta del ahorro y los que tenían una antigüedad igual o inferior al año formaban parte de la renta general. Por lo tanto, con antigüedad superior al año tributaban al tipo de la renta del ahorro (21-25-27) y los que tenían una antigüedad igual o inferior al año tributaban en la renta general al tipo marginal.

Integración y compensación de las pérdidas y ganancias patrimoniales iguales o inferiores al año en la base imponible general. Primero se determinaba el saldo que resultaba de integrar y compensar, exclusivamente entre sí, en cada período impositivo, las ganancias y pérdidas patrimoniales iguales o inferiores al año. Después si dicho resultado era positivo se acumulaba a la base imponible general y si era negativo se compensaba con el saldo positivo del resto rentas base imponible general del mismo período impositivo, con el límite del 10 por ciento de dicho saldo positivo. Si tras dicha compensación con resto rentas base imponible general todavía quedase saldo negativo, su importe se compensaba en los cuatro años siguientes en el mismo orden indicado anteriormente.

Integración y compensación de las pérdidas y ganancias patrimoniales superiores al año de antigüedad: Se integraban y compensaban exclusivamente con ganancias superiores al año de antigüedad, en cada período impositivo, y si el resultado de la integración y compensación arrojaba saldo negativo, su importe sólo se podía compensar con el positivo de ganancias superiores al año de antigüedad que se pusieran de manifiesto durante los cuatro años siguientes.

Pérdidas de 2012 y años anteriores. Las pérdidas patrimoniales (de menos o más de un año) computadas en los períodos impositivos 2009, 2010, 2011 y 2012 que se encontraban pendientes de compensación a 1 de enero de 2013, se seguían compensando con el saldo de las ganancias y pérdidas patrimoniales que formasen parte de la renta del ahorro; es decir, con las de más de un año.

3.- INTEGRACIÓN DE RENTAS: DESDE 1 DE ENERO DE 2015

3.1.-TIPOS DE RENTAS A PARTIR DE 1 DE ENERO DE 2015

-Constituyen la Renta del ahorro:

1.-Los rendimientos del capital mobiliario previstos en los apartados 1, 2 y 3 del artículo 25 LIRPF (Dividendos y participaciones en fondos propios, intereses y rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios así como rendimientos procedentes de operaciones de capitalización, de contratos de seguro de vida o invalidez y de rentas derivadas de la imposición de capitales). No obstante, formarán parte de la renta general los intereses y rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios a entidades vinculadas sobre endeudas (exceso del triple de los fondos propios) y a estos efectos se debe indicar que conforme a la nueva normativa en los supuestos en los que la vinculación se defina en función de la relación de los socios o partícipes con la entidad, la participación deberá ser igual o superior al 25% (con la anterior normativa era el 5% o el 1% en el caso de valores admitidos a negociación en un mercado regulado).

2.-Las ganancias y pérdidas patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales sin distinción del tiempo de antigüedad (la anterior normativa solo incluía entre la renta del ahorro las transmisiones de “elementos patrimoniales adquiridos o de mejoras realizadas en los mismos con más de un año de antelación a la fecha de transmisión o de derechos de suscripción que correspondan a valores adquiridos, asimismo, con la misma antelación”)

-La renta general estará formada por el resto de rentas no incluidas en la renta del ahorro.

3.2.-INTEGRACIÓN Y COMPENSACIÓN DE RENTAS A PARTIR DE 1 DE ENERO DE 2015

La base imponible general será el resultado de sumar los siguientes saldos:

Grupo 1.-El saldo resultante de integrar y compensar entre sí, sin limitación alguna, en cada período impositivo, los rendimientos y las imputaciones que forman la renta general.

Grupo 2.-El saldo positivo resultante de integrar y compensar, exclusivamente entre sí, en cada período impositivo, las ganancias y pérdidas patrimoniales no incluidas en la renta del ahorro (las que no se pongan de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales). Si el resultado de la integración y compensación de estas ganancias y pérdidas patrimoniales arrojase saldo negativo, su importe se compensará con el saldo positivo de las rentas incluidas en el Grupo 1 (rendimientos e imputaciones que forman la renta general), obtenido en el mismo período impositivo, con el límite del 25% de dicho saldo positivo. Si tras dicha compensación todavía quedase saldo negativo, su importe se compensará en los cuatro años siguientes en el mismo orden indicado anteriormente. Por último debe destacarse que la compensación deberá efectuarse en la cuantía máxima que permita cada uno de los ejercicios siguientes y sin que pueda practicarse fuera del plazo de cuatro años mediante la acumulación a pérdidas patrimoniales de ejercicios posteriores.

Grupo Fiscalidad Productos Financieros en LInkedin de Invierto y Ahorro La base imponible del ahorro estará constituida por el saldo positivo de sumar los siguientes saldos:

Grupo 1.- El saldo positivo resultante de integrar y compensar, exclusivamente entre sí, en cada período impositivo, los rendimientos incluidos en la renta del ahorro (apartados 1, 2 y 3 del artículo 25 LIRPF: Dividendos y participaciones en fondos propios, intereses y rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios así como rendimientos procedentes de operaciones de capitalización, de contratos de seguro de vida o invalidez y de rentas derivadas de la imposición de capitales). Si el resultado de la integración y compensación de estos rendimientos arrojase saldo negativo, su importe se compensará con el saldo positivo de las ganancias y pérdidas patrimoniales incluidas en la renta del ahorro (Grupo 2), obtenido en el mismo período impositivo, con el límite del 25% de dicho saldo positivo de las ganancias y pérdidas patrimoniales incluidas en la renta del ahorro (Grupo 2). Si tras dicha compensación quedase saldo negativo, su importe se compensará en los cuatro años siguientes en el mismo orden indicado anteriormente. Estas compensaciones deberán efectuarse en la cuantía máxima que permita cada uno de los ejercicios siguientes y sin que puedan practicarse fuera del plazo establecido mediante la acumulación a rentas negativas de ejercicios posteriores. A tener en cuenta que el límite del 25% en los períodos impositivos 2015, 2016 y 2017 será del 10, 15 y 20 por ciento, respectivamente.

Grupo 2.- El saldo positivo resultante de integrar y compensar, exclusivamente entre sí, en cada período impositivo, las ganancias y pérdidas patrimoniales obtenidas en el mismo que corresponde incluir en la renta del ahorro. Si el resultado de la integración y compensación de estas ganancias y pérdidas patrimoniales arrojase saldo negativo, su importe se compensará con el saldo positivo de los rendimientos incluidos en la renta del ahorro (Grupo 1), obtenido en el mismo período impositivo, con el límite del 25% de dicho saldo positivo de los rendimientos incluidos en la renta del ahorro (Grupo 1). Si tras dicha compensación todavía quedase saldo negativo, su importe se compensará en los cuatro años siguientes en el mismo orden indicado anteriormente. Estas compensaciones deberán efectuarse en la cuantía máxima que permita cada uno de los ejercicios siguientes y sin que puedan practicarse fuera del plazo establecido mediante la acumulación a rentas negativas de ejercicios posteriores. A tener en cuenta que el límite del 25% en los períodos impositivos 2015, 2016 y 2017 será del 10, 15 y 20 por ciento, respectivamente.

Las pérdidas de ejercicios anteriores se compensarán del modo siguiente:

-Las pérdidas patrimoniales de la base imponible del ahorro, en su redacción en vigor a 31 de diciembre de 2012 (transmisiones con antigüedad superior e inferior a un año; es decir, sin distinción temporal), correspondientes a los períodos impositivos 2011 y 2012 que se encuentren pendientes de compensación a 1 de enero de 2013, se seguirán compensando con el saldo de las ganancias y pérdidas patrimoniales que estén incluidas en la base imponible del ahorro.

-Las pérdidas patrimoniales de la base imponible general, en su redacción en vigor a 31 de diciembre de 2012 (las puestas de manifiesto no con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales), correspondientes a los períodos impositivos 2011 y 2012 que se encuentren pendientes de compensación a 1 de enero de 2013, se seguirán compensando con el saldo de las ganancias y pérdidas patrimoniales que estén incluidas en la base imponible general.

Invierto y Ahorro en Facebook para conocer las novedades fiscales en España -Las pérdidas patrimoniales de la base imponible del ahorro, en su redacción en vigor a 31 de diciembre de 2014 (transmisiones con antigüedad superior a un año), correspondientes a los períodos impositivos 2013 y 2014 que se encuentren pendientes de compensación a 1 de enero de 2015, se seguirán compensando con el saldo de las ganancias y pérdidas patrimoniales que estén incluidas en la base imponible del ahorro.

-La parte del saldo negativo de la base imponible general de pérdidas patrimoniales (las puestas de manifiesto no con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales y por transmisiones con antigüedad igual o inferior a 1 año), en su redacción en vigor a 31 de diciembre de 2014, derivadas de pérdidas patrimoniales procedentes de transmisiones de elementos patrimoniales obtenidas en los períodos impositivos 2013 y 2014 que se encuentren pendientes de compensación a 1 de enero de 2015, se compensarán con el saldo de las ganancias y pérdidas patrimoniales que estén incluidas en la base imponible del ahorro. El resto del saldo negativo anteriormente indicado (pérdidas puestas de manifiesto no con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales), se seguirá compensando con el saldo de las ganancias y pérdidas patrimoniales que estén incluidas en la base imponible general.

-Los saldos negativos de los rendimientos que deban integrarse en la base imponible del ahorro (intereses negativos, seguros rescatados con pérdidas, etc.) correspondientes a los períodos impositivos 2011, 2012, 2013 y 2014, que se encuentren pendientes de compensación a 1 de enero de 2015, se seguirán compensando con rendimientos positivos que deban integrarse en la base imponible del ahorro (intereses, dividendos y seguros) tomando en cuenta el límite de 4 años.

4.- ESPECIALIDADES EN LA COMPENSACIÓN E INTEGRACIÓN DE RENTAS NEGATIVAS DERIVADAS DE DEUDA SUBORDINADA O DE PARTICIPACIONES PREFERENTES EN IRPF

Con efectos desde 1 de enero de 2014 se introducen las siguientes novedades en la compensación e integración de rentas negativas derivadas de deuda subordinada o de participaciones preferentes.

Exclusivamente en el caso de saldos negativos de la base imponible del ahorro (tanto de rendimientos como de pérdidas) que procedan de rendimientos del capital mobiliario negativos derivados de valores de deuda subordinada o de participaciones preferentes emitidas en las condiciones establecidas en la disposición adicional segunda de la Ley 13/1985, o de rendimientos del capital mobiliario negativos o pérdidas patrimoniales derivados de la transmisión de valores recibidos por operaciones de recompra y suscripción o canje de los citados valores, que se hayan generado con anterioridad a 1 de enero de 2015, se podrá compensar con el saldo positivo de cualquier elemento de la base imponible del ahorro (tanto de rendimientos como de ganancias). Si tras dicha compensación todavía quedase saldo negativo, su importe se podrá compensar del mismo modo en los cuatro años siguientes.

La parte del saldo negativo de la base imponible del ahorro de los períodos impositivos 2010, 2011, 2012 y 2013 que se encuentre pendiente de compensación a 1 de enero de 2014 y que proceda de las rentas indicadas anteriormente, se podrá compensar con el saldo positivo de cualquier elemento de la base imponible del ahorro (tanto de rendimientos como de ganancias) que se ponga de manifiesto a partir del periodo impositivo 2014, siempre que no hubiera finalizado el plazo de cuatro años para compensar saldos negativos. A efectos de determinar qué parte del saldo negativo procede de las rentas indicadas anteriormente, cuando para su determinación se hubieran tenido en cuenta otras rentas de distinta naturaleza y dicho saldo negativo se hubiera compensado parcialmente con posterioridad, se entenderá que la compensación afectó en primer lugar a la parte del saldo correspondiente a las rentas de distinta naturaleza.

En el periodo impositivo 2014, si tras efectuar la compensación entre los saldos de la base imponible del ahorro todavía quedase saldo negativo, su importe se podrá compensar con el saldo positivo de las ganancias patrimoniales incluidas en la base imponible general, hasta el importe de dicho saldo positivo que se corresponda con ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales. Si tras dicha compensación quedase nuevamente saldo negativo, su importe se podrá compensar en ejercicios posteriores con los saldos positivos cualquier elemento de la base imponible del ahorro (tanto de rendimientos como de ganancias).

Por último debe tomarse en consideración que el BOE de 15 de mayo de 2015 publica el Real Decreto-ley 6/2015, de 14 de mayo, por el que se modifica la Ley 55/2007, de 28 de diciembre, del Cine, se conceden varios créditos extraordinarios y suplementos de créditos en el presupuesto del Estado y se adoptan otras medidas de carácter tributario, por el que se aprueba, con efectos desde 1 enero de 2013, reglas especiales para la cuantificación de las rentas derivadas de deuda subordinada o de participaciones preferentes. Así los contribuyentes que perciban compensaciones a partir de 1 de enero de 2013 como consecuencia de acuerdos celebrados con las entidades emisoras de valores de deuda subordinada o de participaciones preferentes emitidas en las condiciones establecidas en la disposición adicional segunda de la Ley 13/1985, de 25 de mayo, de coeficientes de inversión, recursos propios y obligaciones de información de los intermediarios financieros, podrán optar por aplicar unas reglas especiales cuyo contenido podéis consultar en el artículo dedicado exclusivamente a esta cuestión: REGLAS FISCALIDAD ESPECIALES DEUDA SUBORDINADA Y PARTICIPACIONES PREFERENTES (RDLEY 6/2015)

PÁGINA SIGUIENTE

Si deseas contactar con nosotros puedes escribirnos apromocion@inviertoyahorro.com o seguirnos en:

Invierto y Ahorro en FacebookInvierto y Ahorro en Linkedin

© Invierto y Ahorro Aviso Legal