FISCALIDAD DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS. ANÁLISIS INDIVIDUALIZADO Y COMPARADO DE LOS DIFERENTES PRODUCTOS FINANCIEROS

Última actualización de este artículo: 2 de diciembre de 2017.

DEDUCCIÓN POR ADQUISICIÓN DE VIVIENDA Y CUENTAS VIVIENDA. SUPRIMIDA DESDE 2013

1.- ADQUISICIONES DE VIVIENDA REALIZADAS ANTES DEL 1 DE ENERO DE 2013

Los gastos por intereses y capital empleados en la compra de la vivienda, que tenía el carácter de residencia habitual, podían utilizarse para deducir en cuota con un límite de inversión de 9.040,00 euros anuales. El importe de la deducción erá el 15%, aunque debe tomarse en consideración que las Comunidades Autónomas también tenían capacidad para aumentar o reducir esta deducción.

1.1 DEDUCCIONES VIVIENDA HABITUAL. CONCEPTO ADQUISICIÓN.

Se consideraba adquisición de vivienda también a la ampliación, la construcción y la rehabilitación.

Ampliación de vivienda: Cuando se produzca un aumento de la superficie habitable, mediante cerramiento de parte descubierta o por cualquier otro medio, de forma permanente y durante todas las épocas del año.

Construcción: Cuando el contribuyente satisfaga directamente los gastos derivados de la ejecución de las obras, o entregue cantidades a cuenta al promotor de aquéllas, siempre que finalicen en un plazo no superior a cuatro años desde el inicio de la inversión.

Rehabilitación: Cuando se trate de obras que cumplan alguna de las siguientes condiciones:

-Que hayan sido calificadas como actuación protegida en virtud del Real Decreto 801/2005, de 1 de julio, por el que se aprueba el Plan Estatal 2005-2008, para favorecer el acceso de los ciudadanos a la vivienda.

-Que tengan por objeto principal la reconstrucción de la vivienda mediante la consolidación y el tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas siempre que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda de:

*Si la vivienda hubiera sido adquirida durante los 2 años anteriores a la rehabilitación: cuando el coste global exceda del 25% del precio de adquisición de dicha vivienda. A estos efectos, se descontará del precio de adquisición de la vivienda la parte proporcional correspondiente al suelo.

*Si no estamos ante un supuesto en el que la vivienda hubiera sido adquirida durante los 2 años anteriores a la rehabilitación: cuando el coste global exceda del 25% del valor de mercado de dicha vivienda en el momento de inicio de las obras de la rehabilitación. A estos efectos, se descontará del valor de mercado de la vivienda la parte proporcional correspondiente al suelo.

En los supuestos de nulidad matrimonial, divorcio o separación judicial, podrá seguir practicando esta deducción por las cantidades satisfechas en el período impositivo para la adquisición de la que fue durante la vigencia del matrimonio su vivienda habitual, siempre que continúe teniendo esta condición para los hijos comunes y el progenitor en cuya compañía queden. También podrá practicarse deducción por las cantidades satisfechas, en su caso, para la adquisición de la vivienda que constituya o vaya a constituir su vivienda habitual, con el límite conjunto de 9.040 euros anuales.

1.2 CUENTAS VIVIENDA

Se aceptaban como válidas y, por lo tanto, con derecho a deducción las aportaciones que se realizaban a cuentas ahorro vivienda. Ahora bien, se establecía que solamente podía utilizarse la cuenta ahorro vivienda como instrumento previo a la adquisición de la primera vivienda, por lo tanto, quienes deseaban adquirir una segunda vivienda habitual podían practicar deducciones si se trataba de su vivienda habitual pero no podían utilizar la cuenta ahorro vivienda por no tratarse de su primera vivienda habitual. La cuenta vivienda también podía tener como destino la rehabilitación de la vivienda habitual, en cuyo caso no se exigía que fuera primera rehabilitación ni que recaiga sobre la primera vivienda habitual.

El importe depositado en cuentas ahorro vivienda debía destinarse a la adquisición de la vivienda en un plazo máximo de 4 años.

Cada contribuyente solo podía mantener una única cuenta vivienda.

2.-ADQUISICIONES DE VIVIENDA REALIZADAS DESDE 1 DE ENERO DE 2013: SUPRESIÓN DE LA DEDUCCIÓN POR INVERSIÓN EN VIVIENDA

Con efectos desde 1 de enero de 2013 se elimina la deducción por inversión en vivienda. No obstante se podrá seguir practicando deducción por inversión en vivienda en los siguientes supuestos:

-Los contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013.

-Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad al 1 de enero de 2013 para la construcción de su vivienda habitual.

-Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad a 1 de enero de 2013 por obras de rehabilitación o de ampliación de la vivienda habitual, siempre que dichas obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.

-Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades para la realización de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual de las personas con discapacidad con anterioridad a 1 de enero de 2013 siempre y cuando las citadas obras o instalaciones estén concluidas antes de 1 de enero de 2017.

Además es importante tener en cuenta que, por regla general, se exige también, para poder practicar deducciones a partir de 2013, que el contribuyente hubiera practicado la deducción por inversión en vivienda habitual en relación con las cantidades satisfechas para la adquisición o construcción de dicha vivienda en un período impositivo devengado con anterioridad a 1 de enero de 2013.

Cuentas ahorro-vivienda: Los contribuyentes que con anterioridad a 1 de enero de 2013 hubieran depositado cantidades en cuentas vivienda destinadas a la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, siempre que en dicha fecha no hubiera transcurrido el plazo de cuatro años desde la apertura de la cuenta, podrán devolver en la declaración IRPF del ejercicio 2012 las deducciones practicadas hasta el ejercicio 2011, sin intereses de demora. También podrán decidir utilizar dichos importes para adquirir vivienda habitual que no dará derecho a deducción pero sí que consolidará la deducción practicada con motivo de la cuenta ahorro-vivienda.

3.- DEVOLUCIÓN DE INTERESES POR ANULACIÓN CLÁUSULA SUELO, PERCEPCIÓN DE INTERESES INDEMNIZATORIOS Y COSTAS JUDICIALES

Con efectos desde el 21 de enero de 2017 y ejercicios anteriores no prescritos, se añade una nueva disposición adicional cuadragésima quinta a la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, relativa al tratamiento fiscal de las cantidades percibidas por la devolución de las cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos derivadas de acuerdos celebrados con las entidades financieras o del cumplimiento de sentencias o laudos arbitrales con el siguiente contenido:

No se integrará en la base imponible de este Impuesto la devolución derivada de acuerdos celebrados con entidades financieras, en efectivo o a través de otras medidas de compensación, junto con sus correspondientes intereses indemnizatorios, de las cantidades previamente satisfechas a aquellas en concepto de intereses por la aplicación de cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos.

Las cantidades previamente satisfechas por el contribuyente objeto de la devolución prevista en el apartado anterior, tendrán el siguiente tratamiento fiscal:

a) Cuando tales cantidades, en ejercicios anteriores, hubieran formado parte de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual o de deducciones establecidas por la Comunidad Autónoma, se perderá el derecho a practicar la deducción en relación con las mismas, debiendo sumar a la cuota líquida estatal y autonómica, devengada en el ejercicio en el que se hubiera celebrado el acuerdo con la entidad financiera, exclusivamente las cantidades indebidamente deducidas en los ejercicios respecto de los que no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación, en los términos previstos en el artículo 59 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, sin inclusión de intereses de demora (por lo tanto, añadiendo la deducción a devolver, sin los correspondientes intereses de demora, en la declaración del ejercicio en que se percibe la devolución de la entidad de crédito sin presentar declaraciones complementarias de los anteriores ejercicios). A estos efectos, si la sentencia, el laudo o el acuerdo se hubiese producido en 2016, en la declaración de Renta 2016 (a presentar en abril, mayo, junio de 2017) estas cantidades se incluyen en las casillas 524 y 526, no siendo necesario completar las casillas 525 y 527, correspondientes a los intereses de demora (es el mismo procedimiento que normalmente se utiliza en los supuestos de pérdida del derecho a deducción por vivienda habitual pero sin incluir intereses de demora). Ahora bien, no resultará de aplicación esta adición respecto de la parte de las cantidades que se destine directamente por la entidad financiera, tras el acuerdo con el contribuyente afectado, a minorar el principal del préstamo. Es decir, si la entidad financiera, en lugar de devolver al contribuyente las cantidades pagadas lo que hace es reducir el principal del préstamo, no habrá que regularizar las deducciones practicadas anteriormente correspondientes a esos importes, pero téngase en cuenta que, en este caso, la Agencia Tributaria interpreta que la reducción del principal del préstamo tampoco generará derecho a aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual.

b) Cuando tales cantidades hubieran sido satisfechas por el contribuyente en ejercicios cuyo plazo de presentación de autoliquidación no hubiera finalizado con anterioridad al acuerdo de devolución de las mismas celebrado con la entidad financiera, así como las cantidades que se destine directamente por la entidad financiera, tras el acuerdo con el contribuyente afectado, a minorar el principal del préstamo, no formarán parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual ni de deducción autonómica alguna ni tendrán la consideración de gasto deducible.

El presente régimen fiscal será igualmente de aplicación cuando la devolución de las cantidades hubiera sido consecuencia de la ejecución o cumplimiento de sentencias judiciales o laudos arbitrales.

Si desea consultar más sobre la fiscalidad de la devolución de importes con motivo de la cláusula suelo así como los diferentes aspectos relativos al procedimiento establecido por el Real Decreto-Ley 1/2017 y sus efectos en el modelo 181, puede consultar el siguiente artículo: REAL DECRETO-LEY 1/2017: PROCEDIMIENTO Y FISCALIDAD DEVOLUCIÓN CLÁUSULAS SUELO

PÁGINA SIGUIENTE

Si deseas contactar con nosotros puedes escribirnos apromocion@inviertoyahorro.com o seguirnos en:

Invierto y Ahorro en FacebookInvierto y Ahorro en Linkedin

© Invierto y Ahorro Aviso Legal